En la lucha somos muchas

Crónica de las jornadas ‘En la lucha somos muchas. Sumando fuerzas contra las violencias machistas’

-Si quieres leer cómo vivimos las jornadas desde Twitter, nuestro hashtag fue #emakumeborrokalari

SomosMuchasMugarikconlogos

El encuentro, En la lucha somos muchas. Sumando fuerzas contra las violencias machistas – Indarrak batuz indarkeria matxisten kontran. Emakume ugari borrokalari, que se celebró durante los pasados 4 y 5 de junio, en Bilbao, pretendía recoger todas las estrategias y alianzas que ya se están tejiendo en torno a la lucha contra las violencias machistas. Antes de la celebración de estos encuentros en la capital bizkaina, activistas y profesionales se habían reunido ya en Bilbo y Gasteiz durante el primer encuentro de Euskal Herria; en Barcelona, Madrid y Málaga. El proyecto, enmarcado, en la iniciativa ‘Generando Red para la defensa de los derechos de las mujeres y la erradicación de las violencias machistas’ tiene como objetivo aunar fuerzas. ¿Por qué? Porque en la lucha somos muchas.

La primera jornada de los encuentros, que estaba abierta al público, arrancó con un repaso a los encuentros anteriores, a fin de situar en qué momento del proceso se encontraban a todas la asistentes. La primera ponencia analizó las principales conclusiones que aparecieron durante los encuentros anteriores sobre la situación de las violencias machistas desde la perspectiva de las profesionales y feministas que trabajan día a día con mujeres en situaciones de violencia. En primer lugar, destacar que en el proyecto han participado más de 200 mujeres y 100 colectivos. Las conclusiones marcan posibles líneas de actuación en la lucha por la erradicación de las violencias machistas. En primer lugar, se destacó la importancia de lograr alianzas y aliados en estos procesos. El movimiento feminista es un colectivo indispensable en la lucha contra las violencias, pero no puede ser el único agente que se encargue de ello. La violencia contra las mujeres debería ser una prioridad en la agenda de las instituciones, pero también de todos los movimientos sociales.

El movimiento feminista ha ganado batallas importantes, pero lo cierto es que, a lo largo de los encuentros anteriores y durante las jornadas celebradas en Bilbao, pudo sentirse cierto clima de apatía. Se han logrado avances, es cierto, pero la sensación de impunidad ante las violencias contra las mujeres acompaña a activistas y profesionales. Además, en los últimos años, los mitos de las denuncias falsas y las compañas a favor de la custodia compartida, que esconden detrás campañas de desprestigio del movimiento feminista, hacen mella. Las instituciones no están abordando las causas ni la complejidad de la violencia; dejando de lado la mirada interseccional y feminista; revictimando a las mujeres que han sufrido violencia; creando un único imaginario de lo que significa ser una víctima. Durante los encuentros se debatió sobre si el concepto ‘víctima’ revictimiza, valga la redundancia, y se proponían otros términos como supervivientes o mujeres que han sufrido violencia. ¿El reto? ¡Poner en el foco en los agresores! Además, activistas y colectivos se quejaron a lo largo de todas las jornadas de la falta de datos y diagnósticos claros para poder evaluar en qué punto nos encontramos.

Falta de formación
Otra de las quejas que más escucharon a lo largo de los encuentros es la falta de formación de los y las profesionales que trabajan con mujeres víctimas de violencia. Además, las instituciones implicadas en la lucha contra las violencias machistas no acaban de comunicarse entre sí, obligando a las mujeres a repetir constantemente su historia. Desde el ámbito de la educación, además, es indispensable acabar con el espejismo de la igualdad y ampliar los ámbitos de prevención. De poco sirve, comentaron, incidir en la igualdad desde la escuela si en la familia o la televisión seguimos viendo cómo se perpetúan los roles de género más tradicionales. Además, insistieron, sólo dirigir la prevención de las violencias machistas a la población más joven obvia que la violencia machista es un riesgo que corremos todas.

A pesar de los avances que ha logrado el movimiento feminista, y que también se celebraron durante los encuentros, lo cierto es que la críticas son innumerables. Las medidas institucionales no insuficientes; las leyes no están desarrolladas; la transversalidad es un concepto manido que no acaba de aplicarse; y resulta muy complejo implicar a otros agentes.

Propuestas
Entre todas las aportaciones, propuestas e ideas que se lanzaron, destacamos cuatro posibles línes de actuación, que se repitieron constantemente durante la ponencia que analizó las conclusiones que se habían sacado de los encuentros anteriores.

La lucha feminista tiene que ser central en todas las agendas, de todos los agentes sociales, de todos los ámbitos. Una agenda común puede facilitar alianzas conjuntas.
-Es necesario repensar y profundizar en las violencias machistas: Hay que incidir con claridad en los argumentos; buscar equilibrio entre la reflexión y la acción; repensar el concepto de víctima.
Alianzas, alianzas: Alianzas feministas; alianzas con otros movimiento sociales; alianzas con nuevos colectivos de hombres que trabajan por la igualdad; entre profesionales y feministas.
-Revisar las formas de activismo y movilización social: Buscar estrategias para que nuestros mensajes lleguen a más gente.

Os dejamos el audio completo de la primera ponencia por si fuera de vuestro interés.

El resto de la mañana transcurrió con las intervenciones de cuatro expertas en diferentes ámbitos de actuación, tos imprescindibles en la lucha contra las violencias machistas: legislativo; jurídico; educativo y de atención. La primera ponente, María Naredo, no pudo estar presente en el encuentro, pero pudimos escuchar sus aportaciones en un vídeo que había grabado unos días antes.

Destacar, de la intervención de Naredo, la importancia de retomar en la agenda feminista el debate en torno a las violencias machistas. ¿Dejamos de lado la cuestión con la aprobación de la Ley Integral? ¿Hemos estado las feministas pendientes de cómo se ha aplicado la Ley? Naredo analiza las deficiencias de la legislación actual y habla de la importancia de legislar sobre otras violencias machistas que no están recogidas. Además, explica cómo han afectado los recortes en la prevención de las violencias. “Esto [los presupuestos] empezaron mal y siguen peor”, asegura.

Desde el punto de vista legislativa, Liz Quintana, procuradora y miembra de Argitan y Brujas y Diversas, destacó los obstáculos y las trabajas legales a las que se enfrentan quienes trabajan en los juzgados debido a la falta de formación y, por tanto de profesionalización, de las personas que acompañan a las mujeres víctimas de violencias machistas. Los juicios rápidos, por ejemplo, obligan a las mujeres a llegar al juzgado sin la preparación emocional y legal que necesitan para afrontar unos procesos largos y muy dolorosos. Acudir a la justicia no es un camino de rosas en el que, en muchas ocasiones, las mujeres se sienten solas y desprotegidas. Quintana, además, incidió en la importancia de reconocer a las mujeres como sujetas de derechos sin cuestionar las decisiones que tomen.

Nati Veraguas, del colectivo Dones amb Veraguas explica cómo los recortes y la falta de voluntad política han afectado a la atención a las víctimas, cómo las derivaciones fallan y explica que recursos tiene la ciudadanía a la hora de intervenir en una situación de violencia. ¿El mejor consejo? Respetar a la víctima.

María del Mar Zamora, de ADIPM, analizó la importancia de la educación ante las violencias machistas a través de las reformas educativas. La LOGSE, contaba, fue la primera ley de educación que incorporó la igualdad entre hombres y mujeres entre sus principios. En todos los colegios del Estado español, según la Ley Integral de Violencia de Género, debería poder encontrarse a personal formado en género. Debería, debería, debería.

Podéis escuchar el audio completo de la segunda mesa.

Women in black
Al finalizar la segunda mesa de la primera jornada de los encuentros, las asistentes se trasladaron a la plaza de la Catedral de Santiago a realizar una performance contras las violencias machistas. La acción, impulsada por el colectivo Mujeres Imperfectas, se está replicando en diferentes partes del Estado español. Esta acción responde a una necesidad que apareció recurrentemente a lo largo de los encuentros: es indispensable repensar la movilización social; crear nuevas formas de incidir en la política. La idea de la acción es sencilla e impactante: un grupo de mujeres, todas vestidas de negros, se tumban en la calle inmóviles. ¿El objetivo? Hacer evidente la gravedad de la violencia machista, que parece pasar inadvertida en la sociedad.

IMG_8950

IMG_8896

IMG_8869

Los talleres
Durante la primera tarde del encuentro, las asistentes se dividieron en diferentes talleres. Las compañeras que los impartieron nos lo cuentan estos vídeos:

Sobre redes sociales y ciberfeminismo: June Fernández, de Pikara Magazine

Sobre femininicios y cartografías: Graciela Atencio, de Feminicio.Net

Documento para profundizar en el concepto de feminicidio

Sobre el Convenio de Estambul, Nines Fidalgo

Documento para profundizar en el Convenio de Estambul

¡Seguimos con más mesas redondas!

IMG_9043

En la primera mesa de la segunda jornada, titulada ‘Estrategias de intervención social y jurídica. Análisis de las iniciativas’ pudimos conocer diferentes iniciativas contra las violencias machistas del Estado español.

Lola Fernández puso sobre la mesa la importancia de que fuese las mujeres, sobrevivientes de violencias machistas, las encargadas de colaborar en el proceso de recuperación de otras mujeres. Entrevistamos a Fernández sobre su ponencia, titulada Mujeres sobrevivientes como sujetas activas en la lucha contra las violencias

Laia Serra, abogada catalana, intervino con su ponencia Empoderándonos con los itinerarios judiciales. Serra, además, estuvo en la radio junto a Joana Etxano y María Naredo hablando sobre las estrategias de resistencias que se plantearon a lo largo de la segunda mañana de los encuentros. Podéis pinchar en el enlace para escuchar su intervención. Tanto en la entrevista radiofónica en La Ser como en su intervención insistió en la importancia de tejer alianzas entre el movimiento feminista y las profesionales de la judicatura.

Incidencia política
En la última mesa pudimos escuchar la intervención de tres compañeras, que profundizaron en diferentes estrategias de incidencia política. June Fernández, de Pikara Magazine habló de la importancia de encontrar aliadas en los medios de comunicación, que son un elemento indispensable para la transformación social; Josebe Iturrioz, de la Marcha Mundial de las Mujeres, desgranó como este movimiento había logrado aunar fuerzas con diferentes colectivos de mujeres; Noelia Landete centró su intervención en explicar a las presentes cómo se estaba logrando a cabo, en Madrid, un espacio de encuentro que pretendía lograr una gran movilización estatal en contra de las violencias machistas.

En la lucha somos muchas
Las jornadas tenían como objetivo profundizar en el análisis y diagnóstico sobre la situación de las violencias machista en el Estado en referencia al ámbito legislativo, jurídico, atención, prevención e incidencia política; intercambiar experiencias sobre estrategias para enfrentar las violencias desde diferentes ámbitos y profundizar en algunas propuestas; y generar espacios para tejer alianzas para la incidencia política entre los colectivos. Sin duda, objetivos cumplidos. Ahora, el reto pasa por afianzar las alianzas, que, sin duda, son indispensables para lograr el objetivo final: erradicar las violencias machistas.

*Todas las fotos son de los compañeros de Ecuador Etxea

Otro sitio de Mugarik Gabe