Archivo de la etiqueta: empresas transnacionales


DECLARACIÓN DE ESTRASBURGO

PROTESTA EN EL PARLAMENTO EUROPEO

LAS TRANSNACIONALES VULNERAN LOS DERECHOS HUMANOS Y POR ELLO EXIGIMOS A LA UNIÓN EUROPEA QUE ARTICULE LOS MECANISMOS NECESARIOS PARA ACABAR CON ESTA SITUACIÓN

Como estamos en este espacio, sede de las instituciones europeas, quiero ser más precisa y decir  con claridad que, la mayoría de las TRANSNACIONALES EUROPEAS VIOLAN LOS DERECHOS HUMANOS en cada vez más puntos del planeta y la Unión Europea tiene una responsabilidad para con ello.

Sin embargo, nuestra experiencia de resistencia y defensa de nuestros territorios, aguas, bosques y de la Vida misma nos ha enseñado y demostrado de las formas más duras que es el actual sistema de dominación el problema. Es en éste donde residen las causas que hoy originan los desequilibrios y las injusticias, las explotaciones sin fin, el expolio de nuestras tierras y territorios, el empobrecimiento para las grandes mayorías, el aumento de las brechas de desigualdad, así como los machismos y feminicidios que nos colocan a las mujeres en el eje central de la agresión, o el mismo cambio climático que hipoteca la vida en el planeta para las generaciones presentes y futuras. Este es el modelo de desarrollo que nos imponen y decimos alto y claro que no es el desarrollo que los queremos. Sigue leyendo


Transnacionales, Sajarov y la Unión Europea

En este mes de diciembre, una vez más, la Unión Europea hace entrega del Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia, el cual pretende un reconocimiento a organizaciones o personas que se hayan destacado en la defensa de los derechos humanos y las libertades.

Este año 2017 el Parlamento Europeo ha decidido conceder este premio a la llamada oposición venezolana. Podríamos escribir este texto entrando en lo que seguro será una polémica de este último mes del año y que tendrá que ver con este reconocimiento a una oposición que cuenta con defensores y detractores en numerosos puntos del planeta y de la propia Europa.

Sin embargo, no es esa nuestra intención. Por el contrario, tomamos como referencia una segunda candidatura al premio, también del propio Parlamento Europeo y que se encarna en una mujer indígena k’iche’, de Guatemala. Esto ya supone una cierta novedad pues por primera vez, creemos, se ha intentado reconocer a uno de los sectores sociales de este planeta más y doblemente vulnerado. Más, por ser indígena y lo que eso supone de histórica violación de sus derechos como pueblo desde los tiempos del colonialismo y hasta los actuales propios del sistema dominante neoliberal. Doblemente, por ser mujer, lo que hoy sigue colocando a este amplio sector de la población en el eje de agresiones y violencias específicas en el marco de sociedades patriarcales. Y en esta candidatura además, al ser indígena y mujer habría aún que sumar un factor más de vulneración de derechos, como es el ser parte de los sectores empobrecidos. Sigue leyendo


Transnacionales y criminalización de la protesta

Recientemente, delegaciones de distintos países latinoamericanos y europeos compartíamos reflexiones sobre la guerra y el nuevo escenario posible que se abre con los acuerdos de paz en Colombia. Esto ocurría en una pequeña comunidad embera, cerca de la ciudad de Medellín. En esa situación, las autoridades tradicionales nos sorprendían cuando señalaban que hablar de ordenamiento territorial da a entender que es necesario ordenar la tierra. Sin embargo, la naturaleza siempre estuvo ordenada, en equilibrio. Nos decían que es el sistema dominante quien la ha desordenado; luego, lo importante, lo urgente, es “ordenar” el sistema que impacta negativamente contra los territorios, contra los derechos y contra la vida.

Es un hecho escasamente reconocido que en demasiadas ocasiones, las palabras más sabias no necesariamente se encuentran en los seminarios académicos ni en las grandes conferencias mundiales de economistas o políticos. Por el contrario, la experiencia de cientos, miles de años de comunidades y pueblos a lo largo del planeta es la que se traduce en verdadero conocimiento, tal y como las palabras de más arriba nos transmiten. Es el sistema el problema, pues es éste el que está ocasionando desequilibrios, injusticias, explotaciones sin fin, empobrecimiento para las grandes mayorías, aumento de las brechas de desigualdad, machismos y feminicidios o el cambio climático. Son éstas, junto con otro largo etcétera, algunas de las consecuencias más graves que hoy sufrimos, pero la causa, por mucho que se nos trate de ocultar reside en ese sistema dominante que prima los intereses y beneficios económicos de las élites por encima de los derechos humanos individuales y colectivos de las personas y pueblos, reprimiendo además la protesta cuando ésta se produce. Se nos sigue queriendo mostrar, en el mejor de los casos, solo el dedo (consecuencias) para que no podamos ver la luna (causas).   Sigue leyendo