Manifestación Contra la Violencia Hacia las Mujeres

La violencia contra las mujeres no se puede analizar y tratar al margen del modelo sexista de sociedad en que vivimos ya que nos enfrentamos a un problema estructural y grave que requiere para su solución acabar con el sexismo.
 

En los últimos años hemos conseguido eliminar la venda que nos impedía ver la violencia sexista en el marco de las relaciones afectivas  pero por  contra esto ha conllevado una fragmentación e invisibilidad de la violencia sexista en su conjunto.
 
 Hoy ya sabemos que no se puede analizar la violencia física sin el efecto devastador de la violencia sicológica y sin el daño constante de la violencia que no deja marcas visibles pero que coarta la libertad y capacidad de decisión de todas las mujeres.
 
Queremos dejar de una vez claro que la violencia que los hombres ejercen contra las mujeres es un asunto público y una violación de los Derechos Humanos que requiere la activación e implicación de toda la sociedad: mujeres, hombres, medios de comunicación y de todas las instituciones públicas y privadas. Todo lo que no tome en cuenta estos elementos será parchear y no atajar el problema de fondo y ser mujer seguirá siendo motivo de discriminación.
 
EXIGIMOS:
 
-Que los juzgados de violencia de genero se encarguen de toda las formas de violencia sexista que sufrimos las mujeres.
 
-Apoyar los procesos de empoderamiento individual, colectivo de las mujeres así como fomentar la organización de las mujeres como elementos claves para hacer frente a la violencia.
 
à La reacción de los HOMBRES: que tengan una implicación activa tanto en la denuncia y el rechazo social a la violencia machista que se ejerce contra las mujeres en nuestra sociedad como en la creación de nuevos modelos de masculinidad que no partan de la supremacía de un sexo sobre otro.
 
à EDUCACIÓN social y ciudadana que permita erradicar las causas que generan la violencia contra las mujeres y promover relaciones de respeto y equidad.
 
à Compromiso e implicación de los MEDIOS DE COMUNICACIÓN por su responsabilidad en el cambio de las imágenes, el lenguaje y los contenidos sexistas que claramente denigran a las mujeres y que también consideramos violencia.
 
à Estrategias claras y concretas de las INSTITUCIONES PUBLICAS. Implicación de la administración pública en la lucha contra la violencia patriarcal, el empleo de los recursos suficientes para la protección y denuncia así como la creación de planes de prevención, formación y campañas a través de los canales educativos formales e informales. Medidas que garanticen en la actualidad y a futuro el derecho de las mujeres a vivir autónomamente
 
 
 
ES POR ELLO QUE EN ESTE 25 DE NOVIEMBRE HACEMOS UN LLAMADO A LAS MUJERES Y HOMBRES QUE FORMAMOS ESTA SOCIEDAD PARA QUE DEMOS UNA RESPUESTA CONTUNDENTE A AQUELLOS QUE NOS AGREDEN. NO LOS QUEREMOS EN NINGÚN ÁMBITO DE NUESTRAS VIDAS

 


CARTA AL G-20

Sin embargo, hoy quiero escribirles. Se que esta carta no les llegará, se que no hay forma de que una sencilla carta de un ciudadano les pueda hacer tambalear toda su seguridad y convencimiento en la viabilidad de este sistema que han construido. Pero permítanme decirles algunas cosas evidentes, de las cuales este sistema y Uds. son responsables.

En el mundo no rige mayoritariamente nuestro bienestar. Prácticamente la mitad de la población mundial está, según sus propios índices de medición de pobreza, por debajo de ese umbral; y unos cientos de millones (qué frías son las cifras!!!) están en la extrema pobreza. Todas esas personas, con rostros, con nombres, gastan aproximadamente el 80% de sus escasos recursos para alimentarse y, a pesar de eso, varios millones sufren de desnutrición.

Poco que decir de su nunca ejercido derecho a la educación, a la salud, al trabajo, al voto, al…, a un largo etcétera de derechos que suponen, en suma, el derecho a una vida digna. Les recuerdo que Uds. siempre han proclamado éstos como inalienables e irrenunciables para todo ser humano.

La gran mayoría de las mujeres sufren violencia física y psíquica también a lo largo del mundo y nunca ha estado el combate a esta injusta situación como prioridad de sus grandes reuniones, más allá de algún conclave que no arroja sino simples declaraciones de buenas intenciones.

En el mundo no rige la igualdad ni la justicia. Los desequilibrios entre unas personas y otras, entre unos países y otros, no solo no han disminuido, sino que en las últimas décadas de dominio neoliberal, se han multiplicado. Y esto es resultado de las privatizaciones de los servicios sociales, de los llamados ajustes estructurales, de la supeditación de todo en aras del mercado. Cada vez hay más guerras y los civiles seguimos poniendo la mayor cantidad de muertos.

Ahora se reúnen alarmados por la crisis financiera y, la consiguiente, crisis productiva que ya está llegando según sus profundos análisis y las cuentas de resultados de las grandes empresas. Sin dichos análisis, muchos millones de personas en el mundo están sufriendo otras crisis más graves (arriba citadas en parte) desde hace mucho tiempo y, en nuestra sociedad, también hace ya algún tiempo que la ciudadanía sufre sus efectos (endeudamiento, paro…).

Han aplicado medidas de trasvase de enormes cantidades de dinero público al sector privado con la máxima celeridad para salvar su sistema financiero, y ahora, en su reunión, decidirán nuevos traslados de fondos. Si alguna vez decidieran, simplemente, con la mitad de esa urgencia, aplicar medidas contra el hambre, contra el cambio climático, por la aplicación de todos y cada uno de los derechos humanos individuales y colectivos, se habrían solventado la gran mayoría de los problemas que acucian a la inmensa mayoría de la población mundial.

Se reúnen para ello veinte países, cuando el mundo, sin contar los pueblos, está formado por más de 190 países, presentes en las Naciones Unidas. Es decir, apenas el 10% de ese total pretende definir las nuevas reglas del sistema y refundarlo, sin permitir que la mayor parte pueda participar, ni tan siquiera hacer el más mínimo cuestionamiento. Una vez más, borran del planeta a continentes enteros (África) o casi enteros y “los de siempre” decidirán lo que es mejor para todos y todas. Pero su propia autodefinición les describe; se denominan los veinte más ricos o, en vías de serlo. Es decir, en este sistema solo deciden las minorías más ricas, mientras que las mayorías más pobres no tienen otra función que acatar y sostener el sistema a cargo de la explotación sistemática de sus propios recursos por parte de los primeros. Sistema este, alabado y definido como verdaderamente democrático, pero que una vez más nos demuestra que la participación, la redistribución y la ciudadanía universal son simples quimeras huecas en sus discursos para determinados foros, pero en los que Uds. no creen en absoluto.

Pero lo contrario les supondría reconocer que su sistema no es el mejor ni el único posible. Y lo más grave, supondría reconocer que no es el más justo y que atenta directamente, por sus efectos, contra la dignidad de las personas y de los pueblos. Por que la dignidad no es aplicable solamente a una parte de los seres humanos; lo es para todos y todas o, no lo es. Feliz reunión.

MUGARIK GABE


LA CRISIS QUE ALIMENTA LA BURBUJA

Sabemos que ésta se trasladará, ya llevaba tiempo en ello, a nuestro entorno más cercano y se traducirá en aumento de hipotecas, posibles congelaciones salariales, cierre de empresas y aumento del paro; en suma, aquello que comúnmente conocemos como “apretarse el cinturón”.

Vislumbramos alguna cuestión elemental más, como es el hecho de que habiéndola provocado quienes más ganan, la pagaremos quienes menos posibilidades tenemos de hacerlo. (Nota triste: Es insultante para la inteligencia leer en la prensa que el gobierno alemán ha aprobado que los directivos de los bancos no ganen más de 500.000 €uros al año). También asistimos perplejos al hecho de que no se depura ninguna responsabilidad en esas entidades financieras, las cuales tienen nombres y apellidos al frente de las mismas y, sin embargo, los gobiernos se aprestan rápidamente a socorrerlas con dinero público, ese que todos y todas aportamos a las arcas del estado. Y esto, aunque no nos lo dicen, sabemos que supondrán recortes en los gastos sociales. Es decir, pagaremos dos veces: una, mediante la crisis en el entorno productivo y las consecuencias citadas anteriormente; dos, a través de los recortes en inversiones sociales.

Y por último, asistimos a llamamientos a la refundación necesaria del capitalismo, los cuales adornan con el calificativo de “será con rostro humano”. Cuando lo que realmente se ha puesto en cuestión es la viabilidad del neoliberalismo aplicado e impuesto durante las últimas décadas. Aquel que somete todo a la libertad extrema del mercado, a las privatizaciones absolutas de todo lo posible y que prima a éste por encima del ser humano y de los pueblos.

Todo ello se justifica con que hay que salvar el sistema porque si éste cae caeremos todos y todas. Llamamientos a que peligra nuestro modo de vida, nuestro occidental nivel de riqueza, por lo que pretenden convencernos, para evitar los cuestionamientos y protestas al sistema, que es mejor esto que la hecatombe que se nos vendría encima con una caída/desaparición de este sistema neoliberal. Así, debemos ser los primeros interesados en que no se produzca, por ejemplo, la quiebra de los bancos, pues ello traería consigo el peligro de perder nuestros ahorros y las posibilidades de una vida mejor. Por lo tanto, callar ante la entrega masiva de fondos públicos a esas entidades es lo más inteligente.

Esto está ocurriendo y esto alimenta nuestra burbuja de falso bienestar en nuestra sociedad (Segunda nota triste: todas las burbujas, sean de cristal o de jabón, se rompen). Esa que nos hace vivir aislados de nuestro propio entorno y cada vez más alejados de la situación en que viven las tres cuartas partes de la humanidad. Es como si ya formáramos dos planetas diferentes, pero sin percibir que el nuestro vive así a costa del otro.

Esas tres cuartas partes de la población mundial llevan en crisis permanente desde hace demasiadas décadas y el sistema neoliberal imperante no ha hecho sino agudizar su situación. Todos los estudios y análisis demuestran que la brecha entre ricos y pobres, incluso en nuestra burbuja, no ha hecho sino aumentar en los últimos años. Se prometía que la libertad de mercado, que la desregularización del comercio y las privatizaciones no haría sino aumentar y extender la riqueza y mejorar las condiciones de vida de toda la población mundial. Pero los resultados demuestran que esto no es así, que la situación de pobreza se convierte en situación de miseria para un número cada vez mayor de personas en África, América y Asía, pero también en Norteamérica y Europa, y que la riqueza no ha hecho sino concentrarse en cada vez menos manos.

Y para ocultar esto, este capitalismo, en vías de refundación, nos empuja a considerar que debemos salvarnos nosotros mismos para que nuestro sistema de vida no se deteriore, ese espejismo que es el “vivir mejor”, en vez del “vivir bien”. Percibimos que todo lo salvable está en esa burbuja que es nuestro pequeño mundo de riqueza y que, entonces, hay que aceptar hacer los ajustes necesarios para que la misma no se deteriore. Todo lo que hay fuera no existe, o no nos debe afectar; no nos debe de interesar.

Desde la solidaridad y la cooperación internacional, tenemos la obligación y el deber de poner la situación de la mayoría de población mundial en el centro del debate. Por que no se trata de reajustar para mantener el sistema, cuando sabemos que éste es injusto para la inmensa mayoría, aunque sea nuestra tabla de salvación. La ética, la justicia y la dignidad de las personas y pueblos debe de considerarse como fundamental cuando se trata la crisis y sus soluciones y reconocer que el sistema neoliberal no cumple con esos mínimos de ética, justicia y dignidad.

Pero esto último no es solamente una cuestión de ética, sino básicamente de derechos. Cuando este año se cumple el 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, debemos poner las bases para un nuevo sistema donde esos derechos, y los que de los mismos se desprenden, no sean únicamente una declaración de reconocimiento, sino que puedan ejercerse por parte de todas las personas y pueblos de este mundo. Porque, un ejemplo más, el derecho a la vida no lo es si ésta no puede ser una vida digna y para todos y todas, y la indignidad del sistema establecido nos la quita.    

Es el momento de sentarnos a reflexionar y actuar sobre el sistema que hemos estado desarrollando, para vislumbrar que no lo necesitamos, ni lo queremos, básicamente porque no es justo para todas las personas que poblamos este planeta llamado Tierra.

MUGARIK GABE


XIII MUESTRA DE CINE REALIZADO POR MUJERES

cineEste viernes 7 se inagura la XIII. Muestra de Cine Realizado por Mujeres hasta el 15 de noviembre en los Cines Capitol de Bilbao.  Ya son trece otoños y cada vez se hacen presentes las mujeres directoras tomando fuerza, durante una semana, parte de la vida cultural de Bilbao. Desde Mugarik Gabe volvemos a apoyar esta muestra y especialmente los trabajos que se proyectaran el miercoles día 12 de noviembre; "Rémoras" y  "Antonia".

Os animamos a acudir para poder disfrutar de buen cine, nos encontrarnos alli

Mas información: www.zinemakumeak.com //  www.bilbao.net

Programa